Inicio Anestesia Enfermería VISITA PREQUIRURGICA

VISITA PREQUIRURGICA

2

Uno de los diagnósticos enfermeros que se repite en la mayoría de nuestros pacientes en el quirófano es la ansiedad y el temor relacionado con el proceso quirúrgico.
El miedo al quirófano es lógico, tenemos que depositar nuestra confianza en manos de desconocidos a los que confiamos nuestra vida. El déficit de conocimientos sobre la evolución, los posibles e inherentes riesgos de la entrada en un quirófano y el temido dolor provocan ansiedad.
La sobrecarga de los partes de quirófano genera que frecuentemente la atención al paciente sea impersonal. La personalización de la atención es dificultosa en el quirófano, operamos como churros y se nos olvida el posible miedo que puede suscitar para el paciente la entrada a un quirófano, el constante movimiento de individuos vestidos de verde con gorro y mascarilla que nos acercamos al cliente realizando nuestras labores técnicas muchas veces casi sin presentarnos.
He observado que algunos pacientes desconocen una información tan básica como que después de la intervención deben pasar un tiempo en la sala del despertar, o ignoran que sus familiares ya han sido informados a su salida. Nuestra labor informativa es obviamente fundamental para tranquilizar desligándonos de nuestro papel exclusivamente técnico.
Aunque se carece de evidencias claras sobre el beneficio de los resultados postoperatorios sí que existe una relación entre la visita pre quirúrgica y el grado de satisfacción del paciente. Se entiende por visita pre quirúrgico el primer contacto profesional que tiene un enfermero del área quirúrgica con el paciente que va a ser intervenido quirúrgicamente, al menos con 24 horas de antelación y en la propia unidad de hospitalización donde se encuentra ingresado. La visita pre quirúrgica consiste en una entrevista con el paciente y la familia en la cual se aclaren dudas, se informe, en la medida de lo posible, de la duración de la intervención, y de las rutinas de actuación pre y postquirúrgicas. Desgraciadamente, en nuestro hospital no siempre se dispone de recursos personales para realizar esta visita, la cual no nos exenta de proporcionarles toda la información posible en nuestro quehacer diario.

2 Comentarios

  1. No lo dudo, si ya para un adulto el quirófano provoca pavor, cuanto mas será para un niño…si yo fuera supervisora lo impondria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here