DON MANUEL


Este fin de semana me invitaron a la despedida de un gran amigo y maestro de mis tiempos de residente: Manolo García Granados.
Manolo es un tipo sin par, derrocha simpatía y amistad. Es quizás el anestesiólogo que todos queremos ser, aquél al que sus pacientes recuerdan más que a su cirujano.

Cuentan de Manolo que es tan conocido que muchos pacientes le llevaban en agradecimiento tras su intervención alguna ofrenda (jamón, verduras, frutas) lo cúal en los tiempos que corren es ya de agradecer, pero lo más gracioso es que se lo llevaban a él cuando ni siquiera los había anestesiado. Esto era porque sencillamente Manolo daba la cara con el paciente y con su familia, es cierto, si me pongo a recordar no logro tener una visión de Manolo con mascarilla. Él daba el trato cercano y amigo que se necesita cuando se está del otro lado. Ahora las leyes (Ley de autonomía del paciente) nos obligan a informar con pulcritud y tecnicismo a los pacientes, no es que eso esté mal, todo lo contrario, pero dejan la decisión de todo en mano de unas “pobres criaturicas” como diría él, sin el consejo sabio de un médico que sabe ponerse en el pellejo de sus pacientes. Cualquiera de nosotros estamos acostumbrados a que ante tanta avalancha de información nos pregunten…muy bien, pero ¿si fuera su madre ud. que haría? y la mayor parte de las veces esos pacientes se cruzan con una respuesta evasiva que viene a decir algo así como, ¡yo no quisiera influir en su decisión, eso es su responsabilidad!. A veces pienso, ¡y un cuerno! , no es enteramente su responsabilidad, también es la nuestra, porque nos hicimos médicos para influir, para modificar el trascurso de la enfermedad y a veces nuestra actitud aséptica es más parecida a la de un funcionario de ventanilla que a la de un médico. Manolo no es esa clase de tipo, en esta reunión de amigos me dijo:
-Yo no te habré enseñado mucha anestesia , te he enseñado de la vida. Para enseñarte anestesia siempre hay alguien que sabe más que yo.
-Yo digo: Mentira Manolo. Tú me has enseñado mucha anestesia, la anestesia es mucho más que hipnosis,relajación,analgesia y amnesia. La anestesia es también saber acercarse al paciente desde un lado humano.

Manolo por otro lado es un tío con una memoria extraordinaria, no quiero decir que se sepa las dosis de todos los fármacos de memoria, no. Manolo es un tipo que recuerda a sus pacientes y que los conoce. Sabe quienes son, su historia. Apostaría con los ojos cerrados a que si cojo un punto al azar en un mapa mundi (léase Google Maps), Manolo conoce a alguien allí y alguien lo conoce a él.

A Manolo lo traté en mi tercer año de residencia, es un tipo con el que me gustaba coincidir porque te dejaba manga ancha para hacer lo que quisieras (lo que tu hagas bien hecho está, o tu haz lo que haga Don Luis bromeaba) por eso mismo a algunos residentes no les gustaba estar con él, se sentían inseguros, ahora que yo en mis guardias mis marrones me los como yo solito, sin residente ni compañero de guardia estoy aún más agradecido.

Por último quiero decir que Manolo es un galán empedernido de los que ya no quedan. No es que fuera extremadamente guapo (aunque se conserva en formol) pero se las llevaba de calle con su piquito, menuda labia tiene. Recuerdo que mi compañero de servicio todavía me cuenta una anécdota cuando estaba de guardia con él.

-Manolo : Oye esta tarde van a venir tres viudas a verme, como tu llevas el busca me avisas cuando lleguen.
-Rafa: Si Manolo sí, 3 viudas….segurooo

Ese día tuvo que contestar 3 veces el busca a 3 viudas de buen ver y darle el paradero de Manolo.
Yo me reía en quirófano con sus historias y estoy seguro de que eran ciertas, quizás sea de los pocos que ha estado saliendo con la madre y la hija a la vez (por separado eso sí). Y aún estoy esperando que escriba un libro con sus memorias (a ver si aprendo algo).
Por último me despido sin dejar en el olvido a otros tantos compañeros también con mucha clase. Miguel Ángel Palacio ha escrito varias entradas en su blog referentes a anestesiólogos de Granada (aquí, aquí y aquí por ejemplo) y yo mismo en mi sección Hall of Fame ya publiqué sobre Don Paco Pérez de la Cruz. Sin duda en internet los anestesiólogos veteranos de Granada han dejado huella.

2 Comentarios

  1. Me hubiese gustado compartir con Manolo esos momentos, pero no tenía noticias del día que iba a ser la cena de despedida. Pero, para confirmarte cómo es Manolo, te puedo decir que hace unas semanas me lo adelantó un paciente al que atendí y que me comentó que era amigo suyo porque lo había anestesiado alguna vez y sabía que se jubilaba y que le iban a hacer una cena.
    Has sabido describirlo muy bien y me complace comprobar que los que nos hemos formado en el Virgen de las Nieves compartimos el cariño por los que nos han ayudado a crecer como personas y como especialistas.

  2. Pues precisamente no comenté nada previamente porque yo era otro invitado más, aunque alguien dijo en la cena que podían haberte avisado que seguro que hubieses ido y no lo dudo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here