Inicio Anestesia Casos Clínicos OXIMETRIA CEREBRAL Y EFEDRINA

OXIMETRIA CEREBRAL Y EFEDRINA

La oximetría regional cerebral mediante espectroscopia cercana al infrarrojo (NIRS) es una técnica no invasiva basada en la emisión transcraneal de luz cercana al infrarrojo obteniendo, por diferencias de absorción de esta luz por la oxihemoglobina y la deoxihemoglobina, el valor de la saturación regional de oxígeno (SrO2) de la zona. Los valores obtenidos dependen de las variables que influencian el equilibrio entre la oferta y la demanda de oxígeno cerebral. Entre estos factores destacan: la tensión arterial media, la oxigenación sistémica, la capacidad de transporte de O2  por la hemoglobina, la presión parcial de CO2 y factores mecánicos (obstrucción arterial/venosa) como factores que afectan al aporte de O2; y la temperatura, la profundidad anestésica, y la presencia de actividad comicial como factores que afectan al consumo de O2.

Si estos factores permanecen constantes, el cambio en uno de ellos seguido de una variación del SrO2, implica una relación causa-efecto. Este post viene a relacionar la administración de una dosis de 10 mg de efedrina iv para elevar la tensión arterial media precio al cierre de una craneotomía, con su efecto sobre la circulación cerebral.

Es bien sabido que la efedrina es un agonista adrenérgico alfa y beta, y que ejerce su acción a través de la liberación de noradrenalina. De tal manera que eleva el gasto cardíaco, la tensión arterial media y la frecuencia cardíaca, siendo un fármaco ampliamente utilizado para tratar la hipotensión perioperatoria.

La imagen siguiente es muy demostrativa de cara a plasmar el efecto vasoconstrictor cerebral de la efedrina, tal es así, que provoca una disminución temporal del SrO2 de un 13% que, si bien no tiene traducción clínica, sí que que existió, secundario a la disminución del flujo sanguíneo cerebral.

Sin embargo, en una situación de hipotensión severa que desencadene una disminución brusca y acusada de la SrO2 con riesgo incluso de isquemia cerebral si ésta perdurase en el tiempo, el efecto de la efedrina sobre las resistencias de la circulación sistémica prevalece sobre el papel vasoconstrictor cerebral, y el efecto neto que observamos es un aumento de la SrO2, como muestra la siguiente foto.

La monitorización con NIRS en casos de inestabilidad hemodinámica, o para optimizar el grado adecuado y seguro de tensión arterial media en casos de hipotensión controlada, facilita el manejo y tratamiento de estos pacientes, y ayuda a entender un poco mejor la acción de diversos fármacos en el SNC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here