Inicio Anestesia Destacados Remimazolam: ¿la sedación al alcance de todos?

Remimazolam: ¿la sedación al alcance de todos?

Remimazolam: ¿la sedación al alcance de todos?

Recientemente se han publicado los resultados de los ensayos de Fase I y II para una nueva benzodiazepina conocida como remimazolam (CNS 7056).

La principal novedad de este principio activo radica en su vía de metabolización que corre a cargo de las esterasas tisulares, una vía con la que los anestesiólogos estamos familiarizados y que representa un paso más allá en cuanto a seguridad debido a que es relativamente independiente de la edad y con menor índice de interacciones farmacológicas que sus compañeras de grupo, de metabolismo predominantemente hepático.

Las características de este fármaco serían una mayor rapidez de acción que midazolam  (pico de acción entre 1 y 3 minutos) con una vida media de eliminación menor, lo que en teoría lo hace más seguro a efectos ansiolíticos y sedantes en intervenciones de escasa duración. En los estudios llevados hasta ahora comparando una dosis de remimazolam 0.075-0.20 mg/kg con una dosis de 0.075 mg/kg de midazolam, el tiempo medio de recuperación evaluado mediante el test MOAA/S (Modified Observer’s Assessment of Alertness/Sedation) era de 2 a 8 veces menor oscilando la recuperación completa entre 5 y 20 minutos frente a los 40 de midazolam.

El perfil de este nuevo fármaco (aún no comercializado) parece hacerlo ideal para su uso por profesionales que requieren frecuentemente de la sedación en procedimientos no quirúrgicos y que por su escasa formación en el ámbito de la sedación, necesitan un mayor perfil de seguridad farmacológica para llevar a cabo sus exploraciones (endoscopias, broncoscopias…)

Sin embargo se plantean interrogantes con respecto a este nuevo producto, concretamente podríamos citar dos:

  •  Efecto rebote: debido a su escasa duración de acción quizás sea necesario evaluar previamente si el paciente está sometido a un estado de ansiedad tal que pueda hacer pensar en un efecto rebote que empeore el cuadro inicial por el que se administra, una vez desaparezca su efecto de forma temprana.
  • Precio: estamos asistiendo a una política de las grandes farmacéuticas de encarecer quizás desmesuradamente el precio de los fármacos nuevos para aprovechar el margen que les da la patente del producto, lo cual muchas veces cierra la expansión y aceptación de fármacos excelentes que de otra manera no se entiende que no estén totalmente difundidos (p.e. sugammadex).

 

En cualquier caso falta aún tiempo para que lo veamos a nuestra disposición pero es evidente que formará parte de nuestro arsenal terapéutico que pronto se va a ver completado por otros fármacos similares con un perfil más seguro que los actuales.

Bibliografía Recomendada:

 

Hypnotic and sedative drugs – anything new on the horizon?

Gin, Tony. Curr Opin Anaesthesiol. 2013 Aug;26(4):409-13.

 

Remimazolam: New Beginnings or Just a Me-Too?

Robert Sneyd. Anesth Analg. 2012 Aug;115(2):217-9

 

Teaching an old GABA receptor new tricks.

Trudell JR, Bertaccini E, Maciver MB.Anesth Analg. 2012 Aug;115(2):270-3

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here