Inicio Anestesia Divulgación PREVENCION DE LA HIPOTERMIA NO TERAPEUTICA

PREVENCION DE LA HIPOTERMIA NO TERAPEUTICA

La temperatura corporal de los pacientes puede descender de 1 a 1,5ºC durante la primera hora de la anestesia general. La hipotermia intraoperatoria interfiere en la función inmunológica, produce vasoconstricción cutánea y reduce el flujo de sangre de los tejidos, reduciendo el aporte de oxígeno. Reduce también la actividad plaquetar, favoreciendo las pérdidas sanguíneas, potencia la aparición de escalofríos y facilita la activación del sistema nervioso central y con ello el incremento de morbilidad cardiovascular.

1.-COMPLICACIONES DE LA HIPOTERMIA NO TERAPEUTICA

1.1.-Hemodinámicas:
Arritmias ventriculares
Isquemia miocárdica
1.2.-Coagulopatía
Alteraciones de la función plaquetaria
Alteraciones de las enzimas de la cascada de la coagulación.
Retrasa la formación del coágulo.
1.3.-Retraso de la cicatrización de las heridas
1.4.-Predisposición a infección de la herida quirúrgica
1.5-Alteración de la farmacocinética y farmacodinámica de agentes anestésicos.
1.6- Ventilación mecánica: no es deseable la extubación si Tª < 36ºC.

2.-MONITORIZACION DE LA TEMPERATURA CORPORAL

2.1.Temperatura central en nasofaringe: T1
Se colocará la sonda T1 de Tª a través de nasofaringe con lubricante hidrosoluble o, en su defecto, a través de la cavidad oral, una vez anestesiado el paciente.

2.2.Temperatura cutánea: T2.
De 1º-2º menor que la temperatura central en pacientes anestesiados. Sonda que se fija a la piel con esparadrapo para monitorización de temperatura periférica.

Objetivo: disminución del gradiente Tª central-periférica
EVITAR Tª < 36ºC

3.-PREVENCION

3.1. Precalentamiento cutáneo
Para minimizar las pérdidas por redistribución. Mediante manta térmica eléctrica de cuerpo entero, que aumenta la temperatura periférica. Se colocará lo antes posible, mejor como medida de profilaxis que tratamiento.
Se seleccionará la temperatura de la manta térmica (alta, moderada o baja) en función de la temperatura central y el gradiente Tª central-periférica.

3.2. Calentadores de fluidos
Para soluciones intravenosas tanto de coloides y cristaloides, como para hemoderivados. Sólo en caso de administrar importantes cantidades de fluidos.

4 Comentarios

  1. Bastante de acuerdo con lo que señalas en la primera parte del post: subestimamos la importancia de la hipotermia accidental. En mi hospital ya no queda practicamente ningún paciente sin manta de aire caliente convectivo (al menos los que están a mi cargo en quirófano)

    ¿Vosotros monitorizais rutinariamente la temperatura en todos los pacientes?

    Nosotros tenemos 3 métodos que utilizamos de la siguiente manera:

    1-Sonda de temperatura cutánea.
    Basicamente no la utilizo nunca. Me parece que aporta poca información puesto que si la pones fuera del area calentada por la manta el gradiente con respecto a la central ya sabes que va a ser bastante grande, y si la pones en el area calentada no mide más que la temperatura a la que sale el aire de la manta. Francamente no veo nada interesante conocer el gradiente central-periférico: con saber que existe me vale

    2-Sonda de temperatura esofágica
    Colocada en el tercio medio esofágico. La mejor medida de la temperatura central. Fiable y precisa, pero no la coloco en todos los pacientes. Me limito a monitorizar cirugías largas con amplia exposición de tejidos y/o pérdidas de fluidos. Ya sé que contravengo las normas de la ASA, pero creo que en cirugías de duración corta-intermedia, si estás utilizando medidas de calentamiento activo no merece la pena gastar un fungible más en esto, ya que en el 100% de los casos (en mi experiencia) ninguno sale con más de 36.5ºC de quirófano (solo entrando en el mismo y tras la inducción casi todos están por debajo de 36ºC.

    3-Sonda de temperatura vesical. No me gusta mucho porque dependes de un gasto urinario adecuado para que la temperatura vesical refleje la central. No obstante, en mi hospital se usa.

  2. Gracias por tu aporte Mikel.

    En nuestro quirófano la sonda de temperatura central (utilización nasofaríngea) no es material fungible, mientras que la cutánea es también reutilizable, aunque también disponemos de fungibles.

    Desde el punto de vista práctico me parece muy acertado tu comentario: lo más importante es Tª >36º, y en cirugías de duración corta o intermedia es difícil sobrepasar esta temperatura. Yo sí que lo he observado en algunas craneotomías, llegando incluso a 37º, lo que obliga a interrumpir temporalmente el aire caliente convectivo. Salvando que el paciente está tapado totalmente y la superficie quirúrgica es mínima, esto no hace otra cosa que avalar la eficacia de la manta térmica.

    En cuanto al gradiente, bueno, me gusta la monitorización. Te da una idea de la vasoconstricción cutánea, especialmente si lo monitorizas desde la inducción pero, desde luego, más interesante es la temperatura central como bien dices.

    Una vez conseguida la normotermia para mis pacientes, solo queda estudiar el mejor método para que el anestesiólogo no se congele en quirófanos como el mío.

    Un saludo de nuevo gracias por tu interés.

  3. Enrique

    Coincido contigo. En alguna ocasión (monitorizando la temperatura) he tenido que apagar la manta térmica o ajustarla a 36ºC porque el paciente empezaba a estar demasiado caliente… Siempre, como tu dices, ha sido en cirugías largas.

    Sobre tu último comentario: yo propongo un traje climatizado para el cirujano, de manera que el resto de seres humanos presentes en el quirófano (paciente incluído) lo tengan más fácil para mantener su homeostasis térmica.

    Saludos

  4. La anestesia general en función » dosis» dependiente altera los mecanismos termoreguladores, con la consiguiente redistribución de Temperatura desde en Pool Central al Periférico. Por eso es recomendable en todo procedimiento que dure mas de 30 minutos o una hora la monitorización de la misma al tiempo que exista una actitud activa de mantener caliente al paciente. La anestesia neuroaxial, también deprime la termorregulación, pero no con la misma intensidad que la general, pero no debe ser subestimada, en particular cuando se realizan procedimientos mayores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here