Inicio Anestesia Humor PACIENTE EXIGE CALIDAD, EXIGE ANESTESIA CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN

PACIENTE EXIGE CALIDAD, EXIGE ANESTESIA CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN

En estos tiempos en los que la teórica calidad impera sobre la cantidad, en los cuáles a nuestra sociedad de consumo no le importa pagar más por una mayor perfección en sus productos, ahora que desde las instituciones se fomenta la protección de los patrimonios gastronómicos con denominación de origen….¿que sentido tiene que esta calidad no se traslade al ámbito de la atención sanitaria?.    La adquisición de un título de médico especialista en España (vía MIR), se caracteriza por ser difícil, costosa y sacrificada.  Difícil Acceso. Cursar estudios de medicina en España es algo al alcance de muy pocos estudiantes. La existencia de números clausus muy limitados en las facultades desde hace años unido a lo vocacional de la profesión, ha supuesto que la nota mínima de selectividad exigida en nuestras facultades, ronde el 9 (esto es, la perfección). Básicamente para ser médico en este país no te puedes permitir sacar un 8 ni en educación para la ciudadanía. Esto supone un gran esfuerzo por parte de un gran número de jóvenes, que desde niños se ven obligados a dedicar innumerables horas de estudio para poder ver cumplido su sueño de ser médicos y dedicarse al cuidado de la salud de los demás.Esto no quiere decir que todos los médicos lo seamos por vocación, pero está claro que de un tiempo a esta parte todos los que lo somos hemos sido en mayor o menor medida buenos alumnos. Costosa: La preparación de un médico supone una gran inversión tanto económica como de tiempo empleado, y lo es tanto para la familia del médico (cuando es estudiante) , como para el propio médico,como para el estado, pues para su formación se invierten gran cantidad de recursos. Actualmente el ejercicio de la profesión médica en España, exige una especialización que lleva por lo general 4 o 5 años en completarse, para así asegurar una asistencia al paciente de alto nivel. El sistema MIR vigente en nuestro país, ha sido elogiado frecuentemente más allá de nuestras fronteras por  facilitar una formación médica muy competente. Sacrificio: Más allá del tiempo y los recursos invertidos por el estudiante o médico en formación (residente), el ejercicio de la profesión médica hoy en día requiere de un sacrificio personal que está más en la línea del celibato que de la cualificación profesional. Uno acepta gustoso este compromiso si es por el bien de la profesión o de la asistencia, pero, ¿por qué aceptar que esas condiciones no sean las mismas para todos?. Yo acepto  que se homologuen títulos que se corresponden con una formación digamos menos exigente,procedente de otros países de la UE , pero ¿por qué no exigir que al menos esos profesionales dominen el idioma de los pacientes a los que se atiende?, ¿acaso la comunicación médico-paciente no es tan necesaria en tiempos de crisis?…o ¿quizás la mediación de los intérpretes es apropiada en temas tan delicados e íntimos como la salud?…quizás evítariamos sucesos tan ridículos como el desmayo de un intérprete en un quirófano (es verídico). El problema realmente no es ese, no vamos a oponernos a estas alturas a la homologación de títulos a nivel europeo, es más, como Médico via Mir puedo estar receloso de la homologación de títulos a Médicos no Especialistas (MESTHos: Médico Especialista sin Título Homologado), sobre todo cuando estos médicos convalidan su título en un simple examen, cuya dificultad varía en función de la necesidad de cubrir puestos de trabajo por la administración. El verdadero problema creo yo, estriba en que actualmente la precariedad de profesionales es tal, que se acepta que individuos que dicen ser médicos especialistas, estén ejerciendo sin homologación alguna y sin necesidad de acreditar su titulación. Esto perdonadme, pero en un mundo dícese civilizado , además de un gran agravio comparativo, es una temeridad. Actualmente es muy fácil obtener un título como el la ilustración,  y si me apuran, se puede obtener títulos algo más verosímiles por internet, a cambio de unos cuantos euros, con eso y la buena providencia es muy posible que no pocos individuos se jubilen como médicos en este país. Por eso quiero hacer un llamamiento a los pacientes que se someten a algo tan delicado como una intervención quirúrgica.

Por tanto, informense, no den por supuesto que por el hecho de trabajar en un organismo público como un servicio de salud, el profesional que les atiende ,y díce titularse como especialista, realmente lo es, ni mucho menos. Si a usted se le pide que verifique en la etiqueta del besugo que procedencia tiene, o si el jamón que se dice ibérico lo es, ¿por qué no exige usted, que le practiquen una intervención pata negra?.  Yo de ud. me andaría con ojo, siempre que pusiera mi vida en manos ajenas.

Aunque actualmente la colegiación no es obligatoria en algunas comunidades autónomas como Andalucía, o Extremadura (me preguntó eso realmente a quien beneficia), haga ud. una prueba sencilla, visite este link de la Organización Medica Colegial e introduzca los nombres del facultativo que desee, quien sabe puede que se lleve una extraña sorpresa:  http://www.cgcom.org/consulta/colegiados.

P.D.: El título que aparece en la imagen se puede conseguir enviando 4 tapas de yogurt de una marca muy conocida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here