Inicio Anestesia Nuestra opinión PARTO NATURAL SÍ, PERO SEGURO

PARTO NATURAL SÍ, PERO SEGURO

De un tiempo a esta parte la sociedad ha venido experimentando un cambio globalmente positivo en cuanto al concepto del parto, es lo que se denomina Parto Natural. Desgraciadamente es un término que a veces implica dudosas argumentaciones.En el ámbito que nos movemos los anestesiólogos raro será el que desarrollando su labor en el área de paritorios no haya observado una creciente demanda en las embarazadas por el parto natural. Esa demanda es ahora muy bien acogida por los servicios sanitarios, promulgando el parto natural  a la vez que critican bajos  índices de epidurales (técnica nada natural por muy  idónea que sea) incluso cuando son las propias mujeres las que no la demandan, soslayando el más elemental derecho a la libre elección personal.

En realidad en buena lógica sería innecesario añadir la palabra natural, puesto que nadie discute que el parto es un hecho fisiólogico. El nacimiento es una experiencia maravillosa e irrepetible aunque el parto en sí es un acontecimiento duro para la madre. Ningún médico debe apropiarse del hecho en sí, puesto que los asistentes no somos los protagonistas, la artífice exclusiva de este milagro es la mujer. Estos argumentos que comparto son del todo válidos en cualquier medio, sin embargo no parece adecuado el que una parturienta que realmente no sabe cuales son las complicaciones a las  que un parto puede dar lugar se muestre totalmente cerrada en su visión e imponga sin ningún criterio razonable su plan de parto. El plan de parto es una hoja donde la parturienta a modo de voluntad anticipada diseña como quiere que sea tratada durante su parto, a veces incluso cómo quiere que sea su parto (como si fuera predecible). Eso me parece bien, los profesionales tratamos de respetar esa voluntad siempre que sea acorde con los criterios médicos a los que estamos obligados. El que una embarazada se niegue por ejemplo a una venoclisis en realidad sólo muestra gran desconocimiento y temeridad por su parte, porque probablemente en un caso de urgencia el resultado puede no ser satisfactorio. El problema surge cuando ese parto deja de ser ideal y bucólico y se convierte en una situación de riesgo. No olvidemos que aunque la mortalidad materna  en España tiene la tasa más baja del mundo (<10 muertes/100.000 partos) en sí el parto es una situación de riesgo para la madre y para el bebé. Hay que contemplar que una retención de placenta puede causar una hemorragia que sin tratamiento adecuado acaba con la vida de la madre en unas dos horas( datos de la oms).

A modo de conclusión diré que yo estoy a favor del parto natural.pero sólo en aquellas cosas que realmente hayan demostrado un mayor nivel de satisfacción sin menoscabo de la seguridad. Porque si queremos parto realmente natural quizás los más avanzados en la técnica sean los países subdesarrollados.

4 Comentarios

  1. Hola, llevo estudiando un tiempo sobre los planes de parto y haciendo una búsqueda, me he tropezado con esta web. Antes de nada enhorabuena por ella.

    Totalmente de acuerdo parto «natural» pero seguro. Y entrecomillo porque en nuestra sociedad occidental dejar un parto al azar de la naturaleza es inadmisible (eso no pasa en otras culturas donde la muerte neonatal es aceptada como algo también natural).

    Apuesto más por un parto, al igual que una intervención de prótesis de cadera, basado en evidencias científicas y este será un parto de baja intervención o como dicen las mujeres «natural». ¿Que ocurre? Que en España llevamos muchos años en que los partos siguen medicalizandose sin necesidad (cada vez menos) y las mujeres han elegido un instrumento reivindicativo llamado PLAN DE PARTO. Los planes de parto en España no se usan para mostrar preferencias personales, sino para demandar una atención de calidad. Apoya esta teoría el hecho de que hospitales de los llamados respetuosos apenas reciben planes de partos.

    Habitualmente estos planes de parto son decargados directamente de la red. Suelen consisitir en una relación bastante completa de prácticas clínicas con el inconveniente de que en muchas ocasiones las mujeres desconocen realmente lo que está pidiendo o lo mas grave, no saben si lo que piden se puede adaptar a su situación particular. (Ejemplo una mujer que solicita monitorización intermitente y presenta un CIR severo).

    Del mismo modo que un «plan de prótesis de cadera» no consistiría en decirle al traumatólogo como poner la prótesis, sino que consistirá en pedir aquellas cosas que pueden suponer un extra de comodidad al paciente: una estampita de un santo, escuchar cierta música etc, reivindico que los planes de parto se dedicaran, a esas pequeñas cosas que harán que el momento sea mas especial, dejando al profesional la elección del procedimiento o intervención (la mínima posible) que sea necesaria en cada momento, y al consentimiento informado o denegación de tratamiento, la participación de la mujer en la toma de decisiones.

    Así fueron los primitivos planes de parto, cuando se paria en casa. Antes del acontecimiento las familias se preparaban y establecían quien iría a buscar a la partera, quien prepararía la casa, quien ayudaría etc.

    El handicap es que se ha extendido este modelo de plan de parto-guía de practica clínica entre organizaciones de mujeres y lo mas grave, entre organismos oficiales, de tal modo que estos últimos, aprovechando el tirón de lo politicamente correcto, preparan modelos oficiales de planes de parto en este sentido.

    Un saludo

    Maria del Mar.
    Matrona Andaluza

  2. Maria del Mar muchas gracias por tu excelente comentario se nota que sabes muy bien de lo que hablas. Espero que nos sigas visitando o colaborando con nosotros si lo deseas. Saludos y Feliz Navidad.

  3. Algunas veces las diferencias en la atención se convierte en una guerra lingüística, en una guerra de vocabulario. Y no podemos perder la guerra porque los médicos estamos del lado del paciente, en su trinchera. No me gustan las etiquetas y sobre todo si van con mala fe. El parto no se medicaliza, se instrumentaliza. Medicalizar = bueno. Instrumentalizar = bueno sólo si es necesario. Parto natural = ¿qué significa?, María del Mar lo pone entre comillas y tú mismo dices que todos los partos son naturales. Hay partos que a fuerza de naturales se convierten en salvajes (la selva es lo más natural que existe, pero tiene muchos riesgos).
    Por eso hay que defender el parto humanizado. El parto donde se tenga en cuenta a la paciente y al equipo que lo atiende. Donde lo importante sea la madre y el niño. No la epidural o no epidural como tratan de defender algunos colectivos. No si se hace instrumental o no. No hay que convertir a la paciente en un argumento para defender una postura. Hay que dejarle que ella disponga. Por eso creo que el Plan de Parto no hay que decidirlo en la puerta de dilatación, sino en la Consulta de Anestesia y hay que ver a la paciente previamente al momento del parto y hablar con ella.

  4. Pues estoy totalmente de acuerdo, especialmente comparto la idea de que se está usando el lenguaje como arma y se están infundiendo a las embarazadas unas ideas más cerca del talibanismo que de la ciencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here