Inicio Anestesia No Profesional ¿ES MEJOR EL PARTO POR LO PRIVADO?

¿ES MEJOR EL PARTO POR LO PRIVADO?

No hace mucho un allegado mío me preguntaba si conocía de un seguro médico privado que fuera suficientemente bueno para atender el parto. Mi respuesta fue:

Ninguno iguala al seguro público.

En España tenemos  el privilegio, no sé por cuanto tiempo de contar con un seguro médico de asistencia universal y gratuita (aunque evidentemente nace de fondos públicos financiados con impuestos). Es evidente que esta asistencia es mejorable en muchos aspectos y que en otros hemos retrocedido pasos agigantados, unas veces por intereses políticos y otras tantas por nefastas gestiones que dilapidan el dinero público, pero a pesar de ello la medicina pública sigue resistiendo.

En el caso de la asistencia al parto podemos realizar una comparativa que nos ayude a discriminar donde realmente queremos dar a luz a nuestros hijos:

-Privacidad e intimidad: Nada como el seguro privado. Los hospitales privados cuentan con habitaciones individuales difíciles de conseguir en la sanidad pública, así como un ambiente notoriamente más silencioso y apacible, donde parece que aún se guardan las formas que muchas veces se han perdido en los hospitales públicos sobre el respeto por el descanso de los pacientes, que al fin y al cabo son los protagonistas (y no sus familiares).

-Rapidez: En el contexto del parto probablemente nos encontremos que al contrario que para la realización de pruebas complementarias, la atención al parto y sus consecuencias sea más rápida en los hospitales públicos cuando sea necesario el concurso de un médico (anestesiólogo o ginecólogo). La razón es que en la mayoría de hospitales públicos hay un especialista de presencia y en los hospitales privados suele estar localizado, por lo que simplemente el hecho de tener que acudir al hospital ya supone una demora.

-Seguridad: La seguridad es muy importante en el parto, tanto para la madre como para el hijo. El parto es un proceso natural pero no por ello está libre de consecuencias potencialmente comprometedoras de la vida materna o neonatal. Por eso es importante que más allá de una adecuada sala de dilatación y paritorios se cuente con una atención médica intensiva tanto para la madre como para el hijo en el caso de que resulten complicaciones. Hoy en día los hospitales públicos están mejor dotados en ese sentido que la mayoría de los privados.

-Analgesia Epidural: La epidural es una técnica que se ofrece de forma electiva a las parturientas en casi todos los centro públicos y en todos los privados (al fín y al cabo el anestesiólogo vive de ello). En los hospitales públicos existe gran diversidad en cuanto a su implantación pues hay hospitales donde no se encuentra disponible en determinado horario. Esto aunque resulte un claro contrasentido y una discriminación tiene una explicación y se deriva del hecho de que en muchos hospitales públicos ha supuesto una notoria carga de trabajo para el personal de urgencias que no ha podido o querido asumirlo al no tratarse de una situación de riesgo vital. En los hospitales privados se ofrece sistemáticamente y se aplica siempre que se cumplan una serie de requisitos.

Ahora te toca a tí como paciente decidir donde es mejor dar a luz, probablemente si yo fuera mujer lo tendría claro. En el caso del parto natural, bucólico y sin complicaciones preferiría la agradable estancia en un hospital privado con hilo musical y cama para mi acompañante….¿pero te pueden garantizar ese parto?…creo que no.

2 Comentarios

  1. El público, en general, desconoce la cantidad de complicaciones que puede tener un parto, por lo que escoge de cara a la galería (habitaciones bonitas e individuales), sin pensar en que lo realmente importante es la vida de la madre y del hijo y en eso, a pesar de todo lo demás, el sistema público les da ciento y raya a los privados, le pese a quien le pese.

  2. Está claro que la ventaja principal de los privados es ésa habitación individual que te aporta la intimidad necesaria en esa vivencia tan especial. Las habitaciones compartidas en los hospitales públicos son verdaderos circos, especialmente cuando ingresan camas X en periódos de partos masivos. Aunque en definitiva si yo tuviera que elegir me quedaría antes con la seguridad que con la intimidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here